Fuente: Pixabay

Automotívate y consigue todo lo que te propongas

La vida consiste en caerse muchas veces, pero en levantarse muchas veces más de las que caemos. Hay días que nos despertamos sin ganas de nada, no queremos ir a trabajar o a estudiar pero hay que hacerlo, y empezamos el día con mal pie.

Nosotros no queremos que siga ocurriendo… Así que os dejamos aquí unos truquillos para cambiar el chip y que consigáis vuestra felicidad. La respuesta es fácil, solo hay que saber cómo automotivarnos.

Comencemos:

  1. Lo primero que tienes que hacer es cambiar el “tengo” por el “quiero”. Nosotros mismos somos el trampolín que nos lleva a conseguir lo que queremos. Si consigues automotivarte, encontrarás las razones de peso para hacer algo.

No es lo mismo pensar que “estudiar o trabajar es una obligación” a pensar que estamos haciendo lo que queremos. Y si crees que no es el trabajo de tu vida o que no estás estudiando lo que realmente te apasiona, ten perspectiva: piensa en todo lo que te lleva a estar ahí y las razones que te mueven a hacer cosas que ni siquiera se te hubiesen pasado por la cabeza un tiempo atrás.

Tú mismo eres quien más se va a ayudar.

  1. Ponte metas y cúmplelas. Anímate constantemente para llevarlo a cabo y hacerlo. Las ganas no vienen solas y lo que uno quiere, algo le cuesta. Recuerda que no siempre va a ser fácil y que depende de ti conseguir lo que te propones.
  1. ¡Recompénsate! Has cumplido lo que te habías propuesto. Lo has hecho bien, has podido con el lunes/día que sea cuando creías que era algo imposible. Y lo imposible lo has convertido en realidad. Cómete un bombón (o 20, sin empacharte), date ese baño que tanto te apetecía o túmbate en el sofá. Saborea ese momento de gloria.

    No vuelvas a decir “no puedo”

  1. Aprende de ti mismo cada día. Habla contigo y sé realista. Hay cosas que no podemos cambiar, pero intenta ser tolerante contigo mismo y con los demás. Todo es cuestión de saber que eres el jinete de tu vida, quien lleva las riendas de su camino y que eres la persona que mejor te conoce: juega bien tus propias cartas sabiendo cómo eres, explotando tus virtudes y corrigiendo tus errores. Quiérete.

 

Consultas Personales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *