Ritual del dinero

Gracias a la magia de la noche de San Juan podrás conseguir con este ritual la seguridad económica que tanto deseas y que te proporcionará tranquilidad a tu vida

Materiales necesarios

  • • Una vela amarilla ungida con aceite del dinero
  • • Incienso de canela o jazmín
  • • Perfume aroma de Verbena o Pino
  • • Un saquito amarillo
  • • Cordón verde para atar el saquito
  • • Un cordón dorado
  • • Purpurina dorada
  • • Un pedacito de imán
  • • Una moneda dorada
  • • Ceniza de una hoguera de San Juan

Instrucciones

VelaEnciende la vela verde la noche de San Juan (preferiblemente usando alguna madera de la hoguera) y luego enciende el incienso. Toma el cordón dorado y hazle siete nudos en él, mirando la vela y visualizando, al realizar este acto, que atraemos el dinero hacia nuestro bolsillo. Al tensar cada nudo se dirá:

“Por las fuerzas de esta noche mágica, ato el dinero hacia mí.”

Realizado esto, toma la mitad de la purpurina y la arrójala al aire, de modo que parte de ella nos caiga encima. Dices:

“Que este polvo brillante ilumine y guíe el camino del dinero hacia mí”

A continuación, introduce en el saquito el cordón con los nudos, una bolita con cera de la vela (mejor si la amasamos en forma de moneda y trazamos un pentagrama sobre ella), parte de la purpurina que queda y un poco de ceniza de la hoguera. A continuación, debes decir:

“¡Símbolos de la prosperidad y de los poderes de esta noche mágica, llenen mi saquito del dinero para atraer hacia mí el bienestar económico que me está destinado, para llenar mi vida de tranquilidad y felicidad por el poder de este saquito de San Juan! ¡Que así sea!.”

Deja arder la vela hasta el final. Tras esto, se añadirá a la bolsa un pedacito de imán, y una moneda dorada cierra el saquito con el cordón verde y llévalo contigo durante todo el año o bien debes ponerlo debajo de tu colchón.

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.