Club Taroteame Cerrar

 

 

En algunas culturas y religiones se considera que somos fruto de una reencarnación de otra vida anterior. Y que cada vez que morimos volvemos a reencarnarnos en otra época. Esta creencia tuvo gran peso en la antigua Grecia y la siguen manteniendo en el budismo. En el caso de que sea cierto te ayudamos a descubrir quién fuiste en tu vida anterior. Hay algunos trucos que te pueden ayudar a saberlo. Síguelos, podrías aprender mucho de tu yo pasado.

 

Presta atención a tus sueños

 

En nuestro cerebro pueden quedar resquicios de vidas pasadas sin que lo sepamos. Todo queda almacenado aunque no lo tengas en cuenta. Si soñamos de forma recurrente con una persona desconocida o con una situación que no recordamos es probable que se trate de un recuerdo de otra vida. El sueño siempre es el mismo y se nos repite de igual forma cada cierto tiempo. ¿Te ha pasado? Es una señal clara, sobre todo si el sueño está ambientado en una época o país diferente. La próxima vez que te ocurra presta atención a todo y recaba más pistas sobre tu yo pasado. Aunque es importante que no practiques sueños lúcidos con esto, corres el peligro de quedar atrapado en una realidad alternativa.

 

Deja Vú

 

Es la incómoda sensación que nos invade cuando creemos que una experiencia o evento que vivimos en la actualidad ya se ha experimentado en el pasado. Suele durar unos pocos segundos pero impacta lo suficiente como para tenerla en cuenta. En resumen, se trata de un: Ya he estado antes aquí, en toda regla. Hay muchas teorías para explicar este fenómeno, una de ellas tiene que ver con la reencarnación. Cuando te vuelva a ocurrir ten en cuenta que en tu vida anterior pudiste estar en ese lugar, o haber vivido una experiencia similar. De nuevo un recuerdo almacenado en el cerebro que salta en el momento menos esperado. Y si te ocurre de forma constante con un lugar o una acción concreta más evidente aún.

 

Hipnosis

Un proceso de hipnosis puede aclararnos de forma definitva nuestras dudas respecto a una vida anterior. Hay terapeutas de hipnosis especializados en regresiones al pasado. Podrás revivir episodios de tu vida actual o llegar a momentos y situaciones de otras existencias. No te asustes. Estas personas son profesionales acreditados y se ganan la vida hipnotizando, ya que puede ser beneficioso para superar traumas o enfermedades. No es magia, sino un proceso real. Él te guiará para que viajes a tus vidas pasadas. Puede ser una experiencia verdaderamente enriquecedora. Si tienes sueños recurrentes como los que hemos explicado antes es posible que los revivas con mayor lucidez durante la hipnosis.

 

Miedos injustificados

 

Un animal, objeto o situación que te produzca una sensación de pánico irracional es una clara señal. Se trata de algo relacionado con un momento traumático de alguna de tus vidas anteriores. El miedo es una sensación potente e imborrable, por ello puede reencarnarse junto a nuestras almas. Piensa en algo que te de auténtico temor, si no tiene relación con algún episodio experimentado en tu vida actual es probable que la tenga con una vida pasada. Probablemente un hecho verdaderamente traumático e incluso relacionado con alguna de tus muertes. Pero ten esto bien claro: no busques cosas que te desagraden, debe ser algo que te dé muchísimo miedo.

 

Meditación

 

Como dijimos al comienzo del artículo, la creencia en la reencarnación está muy vinculada con el budismo. Por lo tanto hay que llevar a cabo prácticas también relacionadas con el budismo. La meditación es un ejercicio espiritual beneficioso en muchos sentidos. Puede se útil para relajar el cerebro en momentos de estrés emocional y para conocernos a nosotros mismos. Este último es el punto clave. Debes sentarte como la chica del gif, pero en un lugar silencioso y solitario. Concéntrate en rememorar tus sueños recurrentes, los deja vú o en intentar asimilar tus miedos irracionales. Si estás verdaderamente concentrado en ello sin ninguna distracción tu cerebro hará el resto. Podrás tener visiones claras y perfectas de tus vidas pasadas. Es complicado, requiere de mucha práctica y no funciona en todos, sólo en las personas más espirituales. Debes llegar al rincón más oculto de tu mente y eso no está al alcance de cualquiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *