Conseguir un trabajo de lo que te apasiona o tener habilidades para dedicarte a algo concreto depende de muchos factores. Pero como en cualquier otro aspecto de la vida, ser de uno u otro signo influye a la hora de que tengamos unas dotes precisas para trabajar. Cada signo del zodíaco tiene su trabajo ideal. ¿Cuál es el tuyo?

 

Aries:

Los nacidos bajo este signo son grandes líderes y dirigentes. No han nacido para recibir órdenes, sino para mandar. Además tienen mucha energía y adrenalina, por lo que necesitan trabajos que les ayuden a aprovecharla. Y le dan mucha importancia al trabajo, quizás sientan pereza o vagancia en otras cuestiones, pero a la hora de trabajar siempre darán la cara. Los aries son grandes empresarios, vendedores y managers. También pueden servir como militares y publicistas. Necesitan canalizar sus fuerzas.

Tauro:

Buscan estabilidad y seguridad en la vida, así que se esforzarán bastante por llegar lejos en el mundo laboral para progresar. Son ambiciosos, les encantan los grandes lujos y en general todo lo que haga su vida más cómoda. Gracias a la fuerza que les caracteriza pueden conseguir todo lo que se proponen. Un tauro tiene talento para ser banquero, broker de bolsa, agente inmobiliario, constructor y en general todo lo que esté relacionado con el mundo de las finanzas y la economía.

Géminis:

Extremadamente inteligentes. Necesitan estimular su cerebro. No se conforman con un trabajo de oficina que les obligue a pasar todo el día delante de un ordenador. Tienen grandes habilidades comunicativas y aman todo lo que esté relacionado con la cultura. Los géminis pueden llegar a ser grandes periodistas, escritores, diseñadores, actores, relaciones públicas, cómicos, etc.

Cáncer:

Si por algo destacan los cáncer es por su empatía. Sus habilidades sociales están por encima de la media y tienen una gran sensilidad con los que les rodean. Son también muy buenos conociendo las dotes de los demás, saben sacar el potencial de cada persona. Por ello un cáncer siempre será un gran profesor, un buen psicólogo y un médico genial. Normalmente se les da bien el mundo de las ciencias.

Leo:

Los leo aman expresarse, no son capaces de callar ante nada y les encanta liderar nuevos proyectos. Y sobre todo son luchadores. Van a pelear por lo que desean hasta que no les queden fuerzas. No es fácil cansarles y siempre encontrarán una ilusión por la que continuar. Son muy persistentes. Estas cualidades les hacen ser buenos empresarios y vendedores, deportistas profesionales, diseñadores, modelos, reporteros de televisión... En realidad pocas puertas se le pueden cerrar a un Leo.

Virgo:

Los virgo cuidan hasta el más mínimo detalle. No dan puntada sin hilo. Les puede la curiosidad y necesitan saciar su inteligencia, utilizarla en el trabajo. A veces pecan de ser demasiado prácticos, no les van las medias tintas: las cosas son blancas o negras. Se dedican a la contabilidad, al mundo informático y a la formación de personal y recursos humanos.

Libra:

Los libra tienden a buscar el equilibrio. En el trabajo necesitan sentirse cómodos, encontrar una motivación que les permita realizar sus labores con alegría y confianza. Si no se llevan bien con su entorno sufrirán grandes problemas. Les resulta fácil toda labor relacionada con las leyes, las ventas y el mundo de las ciencias. Un libra puede llegar a convertirse en un magnífico abogado o juez, un buen policía o un gran relaciones públicas. También son buenos jefes.

Escorpio:

Pasionales y emocionales. Los escorpio son por lo general muy impulsivos. Encajan en puestos profesionales acordes con su carácter. Resultan muy eficaces en todo lo que hacen. Su principal inconveniente es que son tan competitivos que a veces pueden hacer daño a sus compañeros. Un escorpio se sentirá realizado trabajando como ingeniero, detective, criminólogo, empresario o investigador, esto último porque poseen una intuición por encima de la media.

Sagitario:

Destacan por su gran capacidad de aprendizaje. Aunque la tarea a desempeñar sea nueva conseguirán adaptarse rápidamente. Para ellos es fácil socializar y caer bien a los demás. Hacen amigos con facilidad y tienen labia, cualidad que aprovechan por supuesto en el trabajo. Son enérgicos y logran que sus compañeros se esfuercen, contagiados por su entusiasmo. Trabajan como profesores de universidad, comerciantes, traductores, arqueólogos y embajadores.

Capricornio:

Responsabilidad. Esa es la palabra que define a todo capricornio que se precie. Invertirá las horas que sean necesarias para cumplir con los objetivos impuestos. Nunca va a dejar de lado a un compañero y se sacrificará por el grupo. Difícilmente verás a un capricornio invadido por la pereza. Por ello los capricornio suelen dedicarse a la enfermería y la medicina, también son economistas, matemáticos y administradores.

Acuario:

Un acuario siempre será un alma libre. Odian las ataduras y el estar sujetos a horarios poco flexibles. A veces les tachan de locos y de raros, la verdad es que suelen tener gustos y actitudes que se alejan de lo común, y esa es de sus mayores virtudes. También cuentan con un gran sentido de la justicia. Son buenos en materias como la astrología, el arte (especialmente el cine), la publicidad, marketing… Además sienten la necesidad de defender a los demás, por lo que suelen acabar siendo sindicalistas o juristas.

Piscis:

Son personas muy espirituales, lo material no termina de llamarles la atención y buscan respuesta a las grandes cuestiones vitales. Les encanta ayudar a sus conocidos y en general a todo aquel que lo necesite. Se entienden bien con todo el mundo, es difícil que alguien les caiga mal. Al ser tan empáticos los piscis se ganan la vida como cuidadores, consejeros, farmacéuticos, médicos… Aunque debido a su lado espiritual pueden terminar siendo psíquicos, adivinos, sacerdotes o monjas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *