perro-sueño-animal

Y si sueñan… ¿Con qué lo hacen?

Nos cuesta no soñar, no acordarnos de nuestros sueños, también nos duele recordarlos y revivirlos… Pero, ¿y los animales? Nuestros compañeros sueñan exactamente igual que soñamos nosotros. Y si tienes perro, gato o un cerdo vietnamita lo sabrás.

No es que seamos adivinos, ni siquiera ellos podrán respondernos alguna vez si sueñan. Sin embargo, hay evidencias que lo demuestran.

Lo primero, hay ciertos estudios que avalan esta afirmación. Uno de ellos, elaborado por el doctor Deirdre Barret de la Escuela de Medicina de Harvard, nos ofrece la posibilidad de descubrir con qué sueñan los animales domésticos.

a) Los perros:

Los animales se mueven mientras duermen. Habrás visto a tu perro correr muchas veces por el parque, pero también le habrás visto hacerlo en el suelo. Sueñan con momentos que han vivido despiertos.

También sueñan con el olor y el rostro de sus dueños. Ellos comparten su vida contigo, ¿cómo no van a pensarte por las noches?

Al igual que se acordarán de lo que hayas hecho que les guste… o les enfade. Según este estudio, ellos rememorarán su día y lo proyectarán en sus sueños.

b) Los gatos:

Los gatos, en sus sueños, se juegan la final de una competición. Estos pequeños animales sueñan con ratones. Creen que les están persiguiendo y que van a cazarles, por fin.

Les verás en ocasiones arqueando la espalda o levantando la cabeza como si lo acabasen de ver. Es increíble.

c) Los peces

Y si tienes peces… no te comas la cabeza porque no sueñan.

Según el estudio de Barret, los peces no pasan por una de las fases del sueño, el ciclo REM (la fase donde soñamos). Es por esta razón por la cual no sueñan.

Tampoco lo hacen los reptiles, que también carecen de la fase REM del sueño.

Tanto los queremos, que queremos lo mejor para ellos. Igual que nosotros no podemos elegir con qué soñar, ellos tampoco. Pero siempre hay una buena forma de echarles una mano: dales buenos momentos, las mejores experiencias, todo tu tiempo y todavía más cariño.

Consultas Personales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *