Club Taroteame Cerrar
Fuente: Pixabay

En 5 pasos

Deshazte del estrés:

¿Llevas un tiempo con muchas cosas en la cabeza? ¿Te preocupa el dinero, el trabajo, tu familia, tu pareja, tu salud? Piensa un momento en ti. A veces aparece un nuevo compañero de vida que no esperábamos: el estrés.

No importa cuántos años tengas ni a qué te dediques. El estrés es provocado por nosotros mismos y tenemos que saber combatirlo, porque en ocasiones es imposible evitarlo…

Para que no te inunden los nervios o el agobio, te damos algunos consejillos (que son como las lentejas, o las tomas, o las dejas) para que entiendas que tu vida es mucho más que una lista de cosas que hacer.

  1. Tómate un día libre a la semana y comparte tu tiempo:

Desconecta, entra y sal, pero sobre todo descansa. Dedícate un día para ti, para hacer lo que más te apetezca y disfruta de los tuyos. Comparte tu tiempo y busca apoyo pero relaja la mente.

No hay nada como sentirte querido para sentirnos bien: queriéndonos y mimándonos a nosotros mismos y recibiendo el afecto de nuestros allegados. Recuerda que cuando nuestro mundo se hace más grande, ellos son los pilares que lo sujetan.

  1. Convierte los problemas en retos por superar:

Lo decimos siempre… cada dificultad es una oportunidad disfrazada. Sé positivo y piensa en poner remedio a tu situación: “ante un problema, solución”. No te agobies e intenta ser práctico. Sabes que puedes hacer todo aquello que te propongas.

  1. Haz deporte:

Anda, corre o baila. Hacer deporte nos ayuda a sentirnos mejor. Es real: la actividad física te ayuda a liberar endorfinas, unas sustancias que producen en nuestro cerebro sensaciones muy similares a la morfina. Se conocen como “hormonas de la felicidad”. ¿A quién no le apetecería hacer un poco de deporte sabiendo que el resultado es inmejorable?

  1. Cuida lo que comes:

Disfruta de la comida pero recuerda, se dice que somos lo que comemos. La comida rápida, preparada, los refrescos o los dulces no ayudan a mejorar la situación. Lleva una dieta equilibrada y sana. ¡Y bebe mucha agua!

  1. Céntrate en lo que es realmente importante:

Saborea los pequeños momentos. Haz una lista de los pequeños detalles que te hacen feliz día a día. Desayunar tostadas, sentarte en el autobús, salir de casa y que haga sol, llegar a casa y quitarte los zapatos después de un largo día…

Recuerda que lo importante es tu actitud. No te olvides de vivir, de sonreír y de cuidarte a ti mism@.

Consultas Personales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *