Inicio » Blog » Te enseñamos a acabar con la mala suerte

BLOG Taroteame

Te enseñamos a acabar con la mala suerte

Si estás viviendo una racha de mala suerte prolongada e inexplicable es probable que hayas sido víctima del mal de ojo. Es decir, una persona te ha rodeado de energía negativa consciente o inconcientemente. Lo que debes hacer es acabar con esta energía negativa que tienes alrededor; expulsarla.

Para asegurar que tienes mal de ojo debes poner un poco de aceite de oliva sobre tu dedo corazón. Posteriormente deja caer unas gotas dentro de un vaso de agua, si el aceite se dispersa puedes sufrir mal de ojo. Se manifestará con cansancio y debilidad física, pesadillas continuadas, insomnio, etc.

Tranquilo, aunque sus efectos son graves y se prolongan durante el tiempo, puedes combatirlo. Te ofrecemos una serie de consejos para librarte del mal de ojo:

Agua y sal

No te preocupes, no tienes que empaparte. Basta con dejar un vaso de agua junto a tu mesita de noche antes de dormir.  Echa sobre el mismo un puñado de sal marina. Es importante que coloques una vela encendida junto al vaso. Cuando el sueño te esté venciendo sopla y apaga la vela. Con este simple ritual estarás alejando las energías negativas, que son  el alimento principal del mal de ojo. Repite este proceso todas las noches hasta que notes que has regresado a tu estado natural. No te costará nada y puede llegar a ser realmente eficaz.

Amuletos

tumblr_n9b9z61lce1sagmu4o1_500

Minerales como el cuarzo pueden ser de gran utilidad para alejar las energías negativas e incluso atraer vibraciones positivas. Si tienes alguna joya u objeto que posea cuarzo deberás llevarla siempre encima. Y si no tienes nada intenta conseguirlo, porque te vendrá bien. También puedes utilizar posesiones que tengan un gran valor sentimental para ti. Guardar amuletos en el bolso o en un bolsillo siempre es un buen método para que las energías negativas pasen de largo. Para desprenderte del mal de ojo es de gran utilidad.

 

Evita a personas tóxicas

Un mal de ojo no suele ser fruto de la casualidad. Si lo padeces seguramente te lo han provocado, ya sea a propósito o de forma inconsciente. Sólo alguien que quiere hacerte daño puede actuar de esta forma. Por lo tanto debes alejarte de las personas que no te dan buena espina. Aquellos que hablan mal de ti y que te tratan con desprecio. Seguramente has generado envidias en ellos y quieren parar tu progresión por todos los medios. No les dirijas palabra alguna e intenta no cruzarte con ellos.

 

Confía en ti mismo

Debes hacer los posible por no deprimirte. Llena tu cabeza de pensamientos y recuerdos positivos. Haz ejercicio, y en general cualquier actividad positiva para tu salud. Sé optimista y llena tu hogar de luz. Nada de ventanas cerradas o luces apagadas. Disipando la oscuridad la energía negativa se encontrará en un terreno hostil. Si crees en tus posibilidades y te muestras fuerte mentalmente el mal de ojo no podrá contigo. También es importante que no te obsesiones: no pienses constantemente en ello o te acabará carcomiendo.