Club Taroteame Cerrar

 

 

Si sospechas de tu pareja tienes dos opciones: que estés pensando demasiado, obsesionándote sin motivo o que realmente te la esté pegando. Muchas veces resulta complicado diferenciar una situación de la otra. Te ofrecemos una serie de claves para poder descubrir una infidelidad. ¡Toma nota!

 

Pasa más tiempo fuera de casa

Que ahora llegue más tarde del trabajo, que le surjan reuniones repentinas e inesperadas cada semana, cumpleaños de amigos de los que nunca has oído hablar… Las excusas más antiguas del mundo. Un cambio repentino en la rutina es sospechoso, siempre y cuando no esté justificado. No pienses mal si se trata de algo puntual y pasajero, pero si esta actitud se alarga en el tiempo no te comas la cabeza y déjale tus sospechas bien claras. Eso sí: con diplomacia y tacto, no pierdas los papeles.

 

Se preocupa exageradamente por su físico

Antes nunca se arreglaba al salir de casa, incluso a veces iba a trabajar en pijama. No le importa su físico y de repente se ha apuntado al gimnasio. Olía a sudor y ahora a perfume nuevo. Pues está claro. No le des más vueltas y empieza a asimilar que lo vuestro se ha acabado. Puede que aún no haya sido infiel, pero claramente lo está planeando. Esta es una de las señalas más claras para descubrir una infidelidad, ya que denota un giro brusco en la rutina de una persona. Si no encuentras justificación a ello tienes motivos para preocuparte.

 

Derrocha el dinero

 

Este punto es un poco más sensible. Si siempre ha gastado mucho dinero no te obsesiones con una infidelidad y céntrate en intentar que ahorre algo más. Pero hay una cosa clara: matener dos relaciones al mismo tiempo sale caro. Fíjate en gastos pequeños y concretos, si antes no era muy dado a grandes lujos y ahora llega justo a fin de mes debes preocuparte. Normalmente hará más pagos en efectivo y menos con tarjeta. Así que ojo en el caso de que visite cada vez más el cajero. El dinero es un gran aliado para descubrir una infidelidad.

 

Es más detallista

Sí, estás leyendo bien. Que intente comprarte con regalos que no vienen a cuento, cenas en restaurantes caros e incluso viajes sorpesa es un síntoma muy común de infidelidad. Una persona no se vuelve detallista de la noche a la mañana, puede ser una respuesta a su propia actitud: está arrepentido y no quiere sentirse tan mal. Cree que con estas prácticas te sentirás mejor y además no sospecharás. ¡Pues presta mucha atención!

 

Guarda mucho recelo con su intimidad

Esta puede ser la señal más clara para descubrir una infidelidad. Debes fijarte en pequeñas actitudes. Por ejemplo, antes dejaba el móvil sobre la mesa y ahora no se despega de la pantalla. Ha cambiado sus contraseñas en redes sociales o ya apenas las utiliza. Se pone agresivo si te acercas a sus pertenencias y ya no puedes utilizar su teléfono o su portátil para consultar cosas en internet. Activa todas las alarmas, algo oculta y no tiene pinta de que sea vuestro regalo de aniversario.

 

Estas son las señales más comunes y claras, pero generalmente una infidelidad reúne varias de ellas al mismo tiempo. Si las coges por separado pueden ser simples cambios de actitud, el problema es que la persona en cuestión cumpla con más de una.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *